Personal Shopper al rescate

011

Para que ese día tan importante salga como lo habías soñado, toda ayuda es poca. Si encuentras tu vestido de novia entre los primeros cinco que te pruebes, te quitarás un gran peso de encima. Pero cabe la posibilidad que ante tanta variedad te cueste un poco más e incluso que conseguir tu propósito se convierta en una desesperante tarea.

Una vez conseguido uno de los elementos más esperados por todos en una boda, el vestido de la novia, todavía falta el traje de la madrina, las damas de honor y los de los pequeños que te abrirán camino hasta el altar.

Los quebraderos de cabeza pueden llegar ser infinitos entre la elección de colores, formas, detalles y pruebas, además de intentar contentar a todos los implicados.

Para que esta tarea no se convierta en un calvario, aparece en escena la figura del Personal Shopper. Una persona experta en moda y al corriente de las nuevas tendencias que allanará parte del camino de ese gran día.

El Personal Shopper será un guía en las rutas de boutiques, anteriormente seleccionas según los gustos y personalidad del cliente. También ayudará con el maquillaje, peinado y determinados accesorios y complementos.

Su papel, concretamente en la elección del traje de novia, no consiste en sustituir a la madre, otros familiares o amigas de la novia. Su labor es aconsejar y apoyar las decisiones de la protagonista para que el día de su boda se vea como tantas veces se había imaginado.

Este servicio es demandado cada vez más en este tipo de eventos, ya que su trabajo no solo se adapta a los gustos del cliente sino al presupuesto del que dispone.

Así que si llevas visitando tiendas de vestidos de novia más de lo que te gustaría y aún ves lejos el final de esta excursión, es posible que un Personal Shopper te venga como anillo al dedo.